• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

El Gobierno de Sánchez no quiere prohibir la carga y descarga

El autodenominado 'gobierno más progresista de la historia' sigue mostrando escaso interés en acabar con una práctica que lastra el presente y el futuro de un sector clave para la economía española.

Andrés Lorite, Diputado y Portavoz del Partido Popular en la Comisión de Transportes del Congreso de los Diputados, planteó una consulta parlamentaria sobre una posible regulación de la prohibición de que el transportista realice las labores de carga y descarga el pasado mes de agosto. El Gobierno se ha limitado a contestar esta semana señalando que cualquier regulación en la materia vendrá condicionada por las relaciones mercantiles entre las partes. “En el marco del contacto y colaboración que de manera permanente se mantiene con el Departamento de Mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera, se sigue avanzando en la configuración definitiva del Plan de Impulso de la Sostenibilidad del Transporte de Mercancías por Carretera, donde, entre otros asuntos, se contemplan medidas relativas a las operaciones de carga y descarga, dentro siempre de las posibilidades del marco normativo general que regula las relaciones mercantiles”, han respondido desde el Ejecutivo.

Los responsables de Fenadismer sospechan que detrás de esta falta de voluntad podría estar la presión que vienen ejerciendo las asociaciones de empresas cargadoras que se oponen totalmente a esta prohibición. “Como se le escapó a un dirigente de una gran asociación de empresas cargadoras, el obligar a los conductores a realizar tales tareas les supone un ahorro de costes superior a los 2.000 millones de euros al año”, recuerdan.

Hacer más atractiva la profesión
Desde la Federación insisten en la importancia de dar respuesta a esta reivindicación histórica, tal y como ha hecho Portugal recientemente. “Cobra especial relevancia en la actualidad como consecuencia de la creciente escasez de conductores profesionales debido a la falta de relevo generacional y de incorporación de nuevas personas al sector, lo que está afectando a todos los países europeos incluido España”.
A su juicio, la profesión de conductor profesional resulta poco atractiva precisamente por el carácter “duro y penoso” de la misma, ya que en la mayoría de los casos los transportistas se ven obligados, además de conducir, a realizar posteriormente las labores de carga y descarga de la mercancía al llegar a su destino, con el consiguiente riesgo tanto desde el punto de vista de seguridad vial como de prevención de riesgos laborales.

Inmediata aprobación mediante Decreto Ley
La organización presidida por Julio Villaescusa apela una vez más al Ministerio de Transportes para que atienda esta legítima y más que nunca necesaria reivindicación y proceda a su inmediata aprobación mediante Decreto Ley. “No supondría ningún coste para las arcas públicas, contribuiría a reducir la alta siniestralidad laboral que soporta el sector del transporte por carretera y hacer más atractiva la profesión de conductor profesional. Además, se crearía empleo porque 70.000 trabajadores que se dedicarían a dichas tareas en los centros de carga y descarga”, han resumido.

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn