• Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn

Electromovilidad: Más claridad para avanzar

AECOC ha presentado el informe ‘La Energía Eléctrica en el Transporte de Mercancías’, que expone en qué estado está la transición que están llevando a cabo los operadores logísticos hacia vehículos sostenibles.

El informe señala que la falta de información y la dificultad para el acceso a las ayudas son barreras muy relevantes para la renovación de las flotas de vehículos de las empresas. Así, tan solo el 18% de las compañías que han participado en la encuesta afirma que han pedido ayudas a través de los diferentes Plan MOVES, mientras que el 72% restante no lo ha hecho. De estos, casi cuatro de cada diez afirman que no las han pedido porque entienden que la información disponible para acceder a ellas no es clara. Para mejorar esta falta de información, el 91,8% de las empresas reclama la creación de una ventanilla única para la tramitación de las ayudas destinadas a la compra de vehículos eléctricos.

“Las empresas tienen la voluntad de acometer una necesaria renovación de sus flotas de vehículos para avanzar hacia la descarbonización del transporte y las ayudas son una herramienta clave para acelerar este proceso, por lo que las administraciones tienen una responsabilidad en aportar claridad y facilitar el acceso a las compañías”, explica el responsable del área de Smart Distribution de AECOC, José Carlos Espeso.

Dominio del diésel
En el análisis del estado actual del uso de combustibles, el informe muestra que más del 50% de los operadores sigue utilizando el diésel como fuente de energía de sus vehículos tanto para la distribución urbana de mercancías (DUM) como para el transporte de larga distancia.  En el caso de los vehículos destinados a la DUM, las alternativas al diésel más utilizadas son los híbridos, los eléctricos y los impulsados por gas natural.

Las empresas no ven que los últimos cambios normativos sirvan como estímulo para la renovación de flotas. Desde el pasado cinco de abril, las furgonetas de dos toneladas pueden llegar a las 2,5 toneladas de peso por la batería eléctrica, mientras que los vehículos de 3,5 toneladas pueden llegar hasta las 4,25 por el mismo concepto. Ante esta medida, el 72% de las compañías entiende que no supone un incentivo, ya que exige una inversión y no se gana capacidad de carga. En cambio, el 11,5% de las compañías considera que con esta medida y las ayudas existentes pueden renovar sus flotas.

Regulación especial para la micrologística urbana
Donde sí existe unanimidad es en la petición de normativas específicas para la DUM. Las empresas ven necesaria una regulación especial para la micrologística urbana y el 86,9% cree estratégico que se estandaricen las normas de movilidad y distribución urbana en los municipios españoles para acelerar la renovación de la flota de vehículos. 

  • Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter
  • Compartir en LinkedIn